“Hola, este es el resultado de tu búsqueda.​”


Del Buffet al Omakase


Nos hemos acostumbrado a esa brutal cantidad de información a la que podemos acceder desde un buscador en la web. Recibimos decenas, que pueden transformarse en las miles, de respuestas que estemos dispuestos a tragar; nos ahogamos con información que somos incapaces de procesar.

Consumimos conocimiento y entretenimiento en una bacanal de glotonería en la que las bandejas no dejan de reponerse como en un crucero o en un all-inclusive de pulsera.

Todos hablamos del cambio de paradigma que implica la búsqueda por voz pero seguimos pensando en el “business as usual” de posicionar nuestro contenido buscando vencer a la máquina, escalando posiciones entre competidores en una carrera en la que pronto solo uno será el que obtenga el beneficio de la atención. Seguimos pensando en la punta del lineal, en un consumidor que nos preferirá solo por estar delante de sus ojos.

Aunque posee muchas virtudes, no es la del índice de Google, el buscador de Alphabet, la que tiene Google Home, el altavoz inteligente de la misma compañía.

En Japón, omakase onegaishimasu es la respetuosa fórmula para dejarnos en manos del cocinero que buscará darnos su mejor producto con la mejor presentación demostrando su esmero en devolver el gesto. La experiencia de usuario en un altavoz inteligente es la de ese cliente que pide al chef que le brinde el honor del “omakase“.

La respuesta en una interacción verbal no puede ser una lista en la que tengamos que tomar una decisión sobre ítems que olvidaremos al escuchar nuestra tercera opción, como en esos menús del día en los que olvidamos el salmorejo, seguido por la fideuá, las habas con jamón, el revuelto de trigueros o el tomate con melva del primero.

Esperamos de un asistente inteligente que nos ayude a tomar la decisión de llevar paraguas, no nos importa que el viento rote esta tarde del norte al nor-noroeste y que la presión baje de los 900 hectopascales. Tenemos que dejar de pelear por la atención de nuestras audiencias y empezar a ganarla. Quizás tendríamos que haber empezado hace tiempo, lo que es seguro es que no tendremos otra posibilidad en este nuevo escenario.

Esto me lleva a otro tema, volveremos a consumir contenidos en grupo, en familia, entre amigos, pero necesito más espacio para contarlo. Ya tengo tema para otro post.

Publicada originalmente en Linkedin el 22 de marzo de 2019.